La Reconexión

        

Originalmente, los meridianos del cuerpo, a veces llamados líneas de acupuntura, estaban conectados a las líneas de la cuadrícula que rodean nuestro planeta (meridianos y paralelos). Estas líneas estaban dispuestas de tal manera que continuaban ajustándonos a una red mucho más grande, uniéndonos con el universo entero. Nuestro cuerpo tiene su propio conjunto de líneas y puntos de energía. Aunque solo quedan restos de lo que fueron, siguen sirviendo de interfaz con el universo: un canal que facilita la comunicación de energía y luz entre el macrocosmos, el microcosmos, el universo y la humanidad. En un momento dado nos desconectamos de ellas. Perdimos la plenitud de nuestra conexión inherente al universo, y nos alejamos rápidamente de la evolución.

La Reconexión trae “nuevas” líneas axiatonales que nos permiten ajustarnos a niveles y frecuencias de sanación únicas, favoreciendo nuestra evolución. Estas líneas axiatonales son parte de un sistema circulatorio inteligente, un sistema dimensional-paralelo, que atrae la energía básica para las funciones de regeneración del cuerpo.

La Reconexión activa estas “nuevas líneas”, permitiendo el intercambio de energía, luz e información, la reconexión de las hebras de ADN y la reintegración de las “cuerdas” (en planos de existencia paralelos).

Se realiza en el transcurso de dos sesiones.

 

Luctus hac

Sociosqu vestibulum consectetur porttitor sagittis tincidunt eget vulputate suspendisse facilisis turpis, proin eu volutpat per blandit nec aliquam ullamcorper.

Sollicitudin rhoncus

Praesent a

Platea suscipit sed potenti fusce mollis lorem leo proin, aptent turpis volutpat congue sodales eu venenatis ut, morbi pharetra leo tempus urna enim primis.